¡Suena la parranda!, ¡Avanza poseída de felicidad la romería!, ¡Se escuchan los vivas a la Virgen de Los Remedios en procesión!, ¡La tradición colma la Plaza animada por el folklore!

Yaiza, pueblo querido, gracias, gracias infinitas por hacerme hijo tuyo. No hay verborrea suficiente para expresar mi amor por ti, en tus calles crecí y aprendí, cada amanecer de mi vida ha sido un regalo; y cómo no va a ser un regalo despertar y ver cerquita a Timanfaya y caminar por el pasillo de tus casas resplandecientes, como resplandecen los rostros de mi gente bella, trabajadora y humilde que también me iluminan el recuerdo de familiares, vecinos y vecinas que partieron dejando su impronta imborrable.

Amigo Jaime Quesada, maestro y poeta de tierra, mar y lava, tomo prestadas tus letras de ‘Un canto a Yaiza’ para decirle a mi tierra: “toma Yaiza mi cantar, tú que me viste nacer, quiero en él llamarte madre aunque no seas mujer”. Me emociona escuchar estos versos traducidos a música por el talento de Regla Santana y los arreglos de Clotildo Martín.

De chinijo enhebramos banderas en la Plaza para engalanar el pueblo por la Fiestas de Nuestra Señora de Los Remedios. Recuerdo además de chico que recogía en un cacharrito las tachas cuando desmontaban el escenario para reutilizarlas, fiel al alma de carpintero que llevo dentro.

Han pasado más de tres décadas, pero imposible olvidar ese espacio alegre, solidario e ilusionante que nos llenaba de vida, como me hincharon la vida mi paso por la escuela de Yaiza y las enseñanzas de la maestra Inmaculadita González hasta 5o de EGB y luego el aprendizaje con Juana González, Juanita la del Correo como cariñosamente la conocemos, mi desempeño como monaguillo con el cura Don Mario, con quien incluso dábamos clases de informática en el salón parroquial, las tareas de labranza con mis padres en la zona de La Caldereta, en el Valle de Fenauso, donde íbamos a plantar y matar mala hierba, los partidillos en el campo de fútbol de Yaiza cuando era de pura tierra, mis actuaciones en el play back de Yaiza y en el teatro del portal viviente, y en una época más reciente, mi participación en el grupo de teatro Entre Amigos de Yaiza y en el cuerpo de baile de la Agrupación Folklórica Rubicón.

Vivimos otros tiempos, por supuesto, y de menos penurias, por fortuna, y más bien por el sacrificio de generaciones anteriores, y mi Yaiza sigue impoluta y resplandeciente con familias de toda la vida y gente nueva que han encontrado en esta comarca la paz buscada, en el sentido amplio de la palabra, relación de armonía entre personas y remanso de tranquilidad.

¡Suena la parranda!, ¡Avanza poseída de felicidad la romería!, ¡Se escuchan los vivas a la Virgen de Los Remedios en procesión!, ¡La tradición colma la Plaza animada por el folklore!. Vecinos y vecinas, son las Fiestas de Remedios, las celebraciones de nuestro pueblo para el disfrute de todos, los de aquí y quienes nos visitan, así es el espíritu de mi amada Yaiza, alegre y solidario, así nos enseñaron desde pequeños y no sabemos lo que es traicionar nuestro histórico sentir.

Óscar Noda González, Alcalde de Yaiza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *