La Viceconsejería regional de Sector Primario ya desestimó su recurso y la empresa deberá desmantelar las jaulas.

La presidenta del Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo, cree que las jaulas marinas de la actual piscifactoría de Playa Quemada “tiene los días contados”, después de certificar el rechazo del recurso presentado por la empresa y la exigencia del Gobierno de Canarias para que las jaulas instaladas en aguas del municipio de Yaiza sean definitivamente desmanteladas.

La máxima responsable de la Institución insular lanzaroteña promovía la semana pasada un encuentro de trabajo con la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, y el alcalde de Yaiza, Óscar Noda, para ahondar en la resolución de la actual situación de esta explotación pesquera que está provocando un impacto nefasto sobre calidad del agua de baño y el ecosistema marino en Playa Quemada.

“La afección del ecosistema marino en la zona está siendo muy perjudicial; y así lo muestran los últimos estudios científicos aportados por el consistorio de Yaiza, un análisis cuyas fotografías submarinas son muy reveladoras del efecto provocado durante años por la explotación de las 53 jaulas marinas que aún siguen instaladas, a pesar de el período de concesión concluyó el pasado verano”, ha expuesto María Dolores Corujo.

Por su parte, en palabras de la consejera autonómica de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, la desembocadura de esta actividad está clara: “Yaizatun S.A. debió desalojar las jaulas de Playa Quemada en agosto del año pasado; y aunque recurrieron dicha resolución, finalmente desde la Viceconsejeria del Gobierno de Canarias se les desestimó el recurso al no cumplir con las condiciones técnicas para la renovación de la concesión”, explicaba la consejera durante el último encuentro. Y añadía: “Ahora tienen que terminar de desmantelar las jaulas en esa zona”

Regenerar el medio marino

La decisión del Gobierno de Canarias de no continuidad de la actividad acuícola en este área de la costa lanzaroteña ha sido recogida con satisfacción por el Cabildo, desde donde durante el presente mandato se ha mantenido una sensibilidad especial en las políticas medioambientales aplicadas en un destino turístico Reserva de la Biosfera como es Lanzarote.

“Apostamos también por la diversificación de la actividad económica, cómo no; y aportamos seguridad jurídica a la iniciativa privada. Pero exigimos un impacto negativo cero en nuestro entorno porque ese es el ADN de una Isla que sigue siendo referente internacional en cuidados medioambientales”, ha comentado María Dolores Corujo. Quien también aclara: “El horizonte necesario en este asunto es que las jaulas sean desmanteladas y que el tiempo ayude a que el ecosistema marino de la zona se regenere y vuelva a su estado original”.

Por su parte, el alcalde Óscar Noda ha reiterado en el encuentro que el Ayuntamiento de Yaiza “no ha escatimado esfuerzos para demostrar, y lo ha demostrado con estudios, que la explotación de jaulas marinas de más de 20 años en Playa Quemada, con una concesión ya vencida desde agosto del año pasado, ha sido muy perjudicial para el medio marino. El último estudio científico que presentamos este mes de septiembre confirma que hay una gran regresión en los sebadales y acumulación de lodo en el fondo marino, resultados que enviamos de inmediato al Gobierno de Canarias para que ordene el cese de la actividad como administración competente, es lo que venimos reivindicando desde hace años”.

La actividad acuícola en Playa Quemada comenzó en el año 2001; y en el verano de 2021, tras concluir el período legal de concesión, se decretaba el cese de la explotación, algo que dio lugar el recurso de la empresa. Desde el Gobierno de Canarias recuerdan que ya se les desestimó el recurso al no cumplir con las condiciones técnicas para la renovación de la concesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *