El alcalde de Teguise atribuye el éxito y las escasas incidencias del fin de semana a la gran labor del personal de seguridad, emergencias y voluntariado del municipio y de Lanzarote

Oswaldo Betancort ha hecho balance positivo tras acompañar a los vecinos y vecinas de La Caleta y de La Graciosa en la tradicional procesión marítima-terrestre en honor a Nuestro Sagrado Corazón de María, y la posterior celebración de la verbena del agua en el muelle, que puso el broche final de las fiestas de La Caleta de Famara que, afortunadamente, se despidieron este domingo, 28 de agosto, sin incidencias reseñables.

“Ha sido un arduo trabajo en equipo que se ha desarrollado con una exquisita coordinación entre todos los agentes implicados, y salvo algún pequeño incidente poco reseñable, los caleteros y caleteras, -así como las miles de personas que visitaron el pueblo de La Caleta a lo largo de toda la semana y, concretamente, este fin de semana de mayor afluencia-, han podido disfrutar de una amplia programación diseñada por la Comisión de Fiestas que, considero, ha rescatado lo más auténtico de la tradición marinera y las costumbres de estas fiestas tan especiales para Teguise”, ha declarado Betancort.

“En nombre del grupo de Gobierno de Teguise, traslado la más sincera felicitación y agradecimiento a la Policía Local de Teguise, y también a los agentes de Arrecife que apoyaron a los compañeras y compañeros, así como a la Guardia Civil, a Protección Civil de Teguise y a esos voluntarios y voluntarias que nunca fallan cuando se les requiere para velar por la integridad y seguridad de todas las personas que han querido formar parte de las fiestas y divertirse sin tener que lamentar ninguna desgracia”, añadió el alcalde.

Tras dos intensas noches de verbena popular, este domingo, muchos devotos se congregaron en la ermita de La Caleta para celebrar la solemne misa y posterior procesión terrestre-marítima en honor a la patrona con el hermanamiento con La Graciosa. El alcalde de Teguise y todo su equipo acompañaron a los vecinos y vecinas de ambos pueblos durante el recorrido amenizado por la Banda Municipal de Teguise, Teguiband, para terminar con la mítica y refrescante verbena del agua con la música de la orquesta Banda Nueva para animar un encuentro multitudinario que volvió a reunir a los más chinijos, a jóvenes, y no tan jóvenes, en la explanada del muelle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *