La primera actividad elegida ha sido la de tenis adaptado que comenzó este fin de semana en las instalaciones de LUDE en la Vía Medular

El Ayuntamiento de Arrecife, que preside Astrid Pérez, a través del Área de Deportes que dirige Rosmen Quevedo, inició este mes de octubre una nueva actividad de tenis adaptado que tendrá lugar cada sábado en las pistas de tenis de las instalaciones de LUDE situadas en la Vía Medular de Arrecife.

La referida actividad se desarrolla conjuntamente con la Asociación “Creciendo Yaiza”, organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es que niños y jóvenes con necesidades educativas especiales,​ discapacidad o riesgo de padecerla, tengan igualdad de oportunidades desde el punto de vista educativo, asistencial y social, promoviendo el desarrollo de terapias y actividades acordes a su condición, que faciliten el máximo desarrollo posible de cada uno de ellos potenciando sus facultades.

En este sentido, el concejal de Deportes Rosmen Quevedo ha destacado la importancia de este tipo de actividades que “nos permiten tomar conciencia sobre la situación de las personas con algún tipo de discapacidad, compartir experiencias deportivas que permitan su integración social a través del deporte, demostrando que esta práctica puede y debe ser para todos”.

En concreto, el proyecto tiene como principal objetivo la mejora de las condiciones y calidad de vida de las personas con algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial, a través de actividades deportivas extraescolares promoviendo de esta manera su acceso al deporte e inclusión social, al mismo tiempo que potencia sus habilidades y autonomía personal, atendiendo así a lo que exige la ley en materia de inclusión.

Así pues, con respecto al tenis adaptado, se facilitará la práctica de este deporte a todas las personas independientemente de su capacidad de forma que se convierta en una experiencia positiva y enriquecedora, abierta a la comunidad y generadora de espacios inclusivos.

En este sentido, la actividad va dirigida a menores de entre cuatro y dieciséis años, con discapacidad o sin ella, divididos en cuatro grupos segmentados por edades (de 4 a 6 años, de 7 a 9, de 10 a 12 y de 13 a 16) para hacer de la práctica deportiva un medio para adquirir valores como la solidaridad, la tolerancia, el respeto y la no discriminación.

Hay que destacar que la asociación que impulsa el proyecto cuenta con un equipo de profesionales multidisciplinar para valorar las necesidades, definir las estrategias de cada caso y adaptar las actividades al perfil específico de cada usuario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *