La Perra Blanco, Belako, León Benavente, Serial Killerz y Oscartienealas fueron los encargados de despedir el festival hasta 2023

El Festival Arrecife en Vivo clausuró su edición de 2023 este viernes tras cuatro viernes consecutivos de éxito de participación. La Perra Blanco, Belako, León Benavente, Serial Killerz y Oscartienealas fueron los encargados de despedir el festival hasta 2023

Veinticuatro horas antes de la despedida de su edición 2022, los Premios Canarios de la Música -una iniciativa de la Asociación de Compositores de Canarias y Canarias Radio- anunciaban la nominación de Arrecife en Vivo en la categoría Mejor Programación Musical. El festival lanzaroteño se jugará el reconocimiento con el Festival Internacional Canarias Jazz & Mass y el Edificio Miller. El próximo 27 de octubre se conocerán los ganadores.

El Islote de Fermina acogió este viernes el primer concierto de la jornada, con la banda lanzaroteña Abisal en el escenario AEVChannel, dedicado a visibilizar el valioso talento local.

Una pletórica Esther Berenguer llevó los mandos vocales de este proyecto, cuajado de texturas y detalle, junto al músico Alejandro Aguilar, una mente creativa brillante. También la presencia del experimentadísimo batería Jose María Pérez Machín y Dani Berenguer al teclado. La elegancia y la fluidez marcaron el directo de los conejeros.

La 101 Brass Band, una formación tinerfeña integrada por instrumentos de viento-metal y percusión, volvió a convertir la marina de Arrecife en un escenario para el baile y fueron los encargados de guiar al público hasta cada escenario.

En el Parque Islas Canarias esperaban uno de los power tríos de rockabilly más salvajes e importantes del momento: La Perra Blanco, con una jovencísima frontwoman de La Línea, Alba Blanco.

Y sonaron gloriosos temas de su nuevo EP, ‘Won´t you come on’, y de su primer trabajo, ‘Bop an Shake’. La jefa Alba, Guillermo ‘La Bestia’ González al contrabajo y Jesús López dándolo todo en los platos.

El pasacalles se puso en marcha y llegó al Parque Ramírez Cerdá para el concierto de Belako. Nacidas en Mungía, archiconocidas por sus discos de post punk y grunge, por su libertad creativa, los euskaldunes son el anillo perfecto para el dedo del directo de este festival. Cuando la COVID-19 paralizó el mundo, Belako estaba de concierto en Nueva York, iniciando una gira internacional que la pandemia retrasó.

Resplandecieron algunas de las joyas de su discografía (Eurie, Hamen, Rend Me Numb Trivial Violence, Plastic Drama) y sonaron como una bomba musical caída del cielo. Nunca hay dos conciertos iguales y menos si la banda que suena es Belako. Lander a la batería es el epicentro del terremoto. Los hermanos Josu y Lore, el motor de este vehículo musical que rueda a velocidad de Mad Max. Cris capitaneando este necesario y rabioso akelarre musical.

El ritual continuó camino del puerto deportivo. Dirección: León Benavente, una de las bandas más esperadas del festival, formada por cuatro tótems del indie español como son Eduardo Baos, César Verdú, Luis Rodríguez y Abraham Boba, vocalista y letrista de la banda. Una espectacular puesta en escena, un público con muchas ganas y un directo absolutamente catártico. Eso fue lo que se vivió en Marina Lanzarote.

El dúo de dj&drums Serial Killerz, unos enamorados de Lanzarote, fueron capaces de recoger la energía del ambiente, alimentarse de ella y devolverla multiplicada por dos. Es la marca de la casa: Joe Cabana y Jonathan Arriola, el combo perfecto, el ritmo definitivo que consiguió terminar de prender fuego al ambiente.

Oscartienealas fue el encargado de cerrar la jornada con un DJ set diseñado específicamente para agitar el cuerpo con temas cien por cien bailables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *